lunes, 9 de enero de 2017

La entrada triunfal de Fidel a La Habana


(...) La libertad no es todo. La libertad es la primera parte, es la libertad para empezar a tener el derecho a luchar (...)

Así les dice el Líder Fidel Castro a las autoridades de la provincia de Camagüey en el Regimiento número dos Ignacio Agramonte, en la mañana del 4 de enero de 1959 cuando lo reciben en su paso triunfal hacia La Habana.

Y sus palabras develan la manera en que Cuba toda se abría al pueblo como escenario de lucha colectiva por la supervivencia de la Revolución triunfante.

Desde su salida en la madrugada del 2 de enero desde Santiago de Cuba hacia La Habana, la Caravana de la Libertad recibe numerosas muestras de respaldo popular.

Esas demostraciones resumen la certeza de Fidel expresada tras el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, al decir que para el triunfo de la insurrección contaba con el pueblo.

Y el pueblo lo acompaña en todo el recorrido hasta el 8 de enero, fecha que marca la llegada a La Habana de la Caravana de la Libertad.

Ya en predios del cuartel Columbia, entonces principal fortaleza militar de Cuba, Fidel expresa: (...) Mientras el pueblo reía hoy, mientras el pueblo se alegraba, nosotros nos preocupábamos; y mientras más extraordinaria era la multitud que acudía a recibirnos, y mientras más extraordinario era el júbilo del pueblo, más grande era nuestra preocupación, porque más grande era también nuestra responsabilidad ante la historia y ante el pueblo de Cuba.

Así queda sellado el compromiso con el bienestar de la nación que motiva a Fidel desde su juventud y cristaliza con su entrada triunfal a La Habana y en el legado a la posteridad que hoy los cubanos nos comprometemos a defender.
                                                                                    Escrito por Jorge Pérez Cruz (Tomado de 26)

sábado, 31 de diciembre de 2016

Fin de año sin Fidel

Se acaba el 2016, no ha sido un buen año, pues perdimos a Fidel Castro Ruz, Líder de la Revolución Cubana, hombre grande que ilunimó nuestra existencia y que, aunque lo tenemos en la memoria, sentimos su ausencia, más ahora en fin y principio de años; pero debemos seguir su ejemplo, y redoblar los esfuerzos para llevar adelante la hermosa obra construida por él. Así lo recordamos:

!Fidel, gigante, eterno Comandante!


miércoles, 21 de diciembre de 2016

Así es mi maestra


Fotos: Reynaldo López Peña





Se levanta muy temprano, hace sus quehaceres mañaneros y parte hacia la escuela, le queda lejos, debe esperar un ómnibus, quizás demore y no quiere llegar tardíamente. El educador debe ser un ejemplo, esa es su máxima.

Ella piensa en algunos de sus alumnos, fundamentalmente en aquel que tiene dificultades en el aprendizaje y quiere asimilar, en el travieso que la mortifica, pero le lleva una flor y en ocasiones hasta le inventa un cuento y la hace reír, en aquel que no hace la tarea y debe informárselo a los padres para que lo ayuden; piensa, además, en la niña que llora porque extraña a su mamá que cumple misión en Venezuela; en los que riñen con otros, aunque enseguida olviden lo ocurrido e inmediatamente compartan la merienda.

La maestra investiga, quiere conocer el porqué de la situación de cada alumno para ayudarlos en cuanto sea posible. Desea que todos aprendan, se esfuerza por educarlos. Se interesa por fortalecer los valores y por llevar a vías de hecho el concepto de Revolución expresado por el Comandante Fidel Castro Ruz; ella está consciente de que el legado dejado por él, es la única vía para que los niños lleguen a ser hombres y mujeres de bien, que guíen el futuro de la Patria y sean felices.






jueves, 15 de diciembre de 2016

A él se lo debo todo




 “¡Qué bueno, pensaba que nadie se acordaba de mí, si yo también conocí personalmente a Fidel!”. Esa fue la respuesta cuando la llamé para hacer este trabajo. 

Irma García Borrego, licenciada en Educación Primaria, es fundadora de las Milicias Nacionales Revolucionarias (1959). En ese año comienza la labor de maestra voluntaria, luego responde al llamado del Líder de la Revolución Cubana de llevar a toda la isla la Campaña de Alfabetización; inicia sus clases en Cauto del Paso y termina en Las Estancias, La Posta, Majibacoa; posteriormente va becada para La Habana, Tarará y Minas de Frío. Escala el Pico Turquino y visita la Comandancia de Fidel en La Plata, en la Sierra Maestra.

En octubre de 1963, mientras el ciclón Flora azota la zona oriental, en Las Parras, Las Tunas, la brigadista se baña en el aguacero, de pronto, escucha, “Fidel está en las oficinas”, sale corriendo y llega adonde están reunidas varias personas analizando la situación del fenómeno meteorológico, el Comandante está de espalda, no la ve, no obstante, ella le pone la mano en el hombro, él se vira y la saluda. “Fui impertinente, pero lo conocí”, dice.

La educadora ejemplar ejerce el Magisterio en zonas de campo como El Anoncillo y el 6 de Jobabito; y en la ciudad, desde 1965 hasta el 2001. Se jubila en la escuela Pelayo Cusidó, donde trabaja en primer ciclo por más de 25 años.

Irma participa en la Cuarta Jornada Pedagógica. Recibe en La Habana el Curso de Perfeccionamiento y lo imparte en diferentes lugares de la provincia, también en su escuela.

Ostenta con orgullo la Medalla de la Alfabetización, la Distinción Rafael María de Mendive, la Condición de Educador Ejemplar y la Medalla 40 Aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Con voz pausada, como lo hacía frente a sus alumnos, me expresa: “No puedes dejar de escribir que sentí mucho la muerte de Fidel, quizás tanto o más que cuando se pierde a un padre. He estado presente en todos los llamados que ha hecho. A él le debo todo lo que soy y todo lo que tengo”.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

La cultura



   
“La madre del decoro, la savia de la libertad, el mantenimiento de la república y el remedio de sus vicios, es sobre todo lo demás, la propagación de la cultura”. 



                                                                  José Martí (El más universal de los cubanos) 








Después del triunfo de la Revolución, con la Campaña Nacional de Alfabetización realizada en 1961, la cultura cubana entra en una fase superior, ello posibilitó que se convirtiera en un fenómeno de masas al propiciar la igualdad de oportunidades para el desarrollo de potencialidades del pueblo. 

Fidel Castro Ruz, promotor de la cultura, decía que lo primero que había que salvar era la cultura, como espada y escudo de la nación.
La cultura es progreso, cultivar, transformar, educar, respetar crear; leer, porque leer es crecer… Es ser solidario, humano, justo; responsable consigo y con los demás. Es utilizar en beneficio propio y colectivo las ventajas que brinda la naturaleza y velar por su protección; todo esto está presente en el legado de Fidel, solo nos queda a los cubanos llevar a vías de hecho todo este tesoro cultural para que germine y crezca cada día más. 






lunes, 5 de diciembre de 2016

Adiós Fidel, seguiremos tu ejemplo








Es domingo 4 de diciembre, la mañana está fresca como suele suceder en este mes, y en el cementerio Santa Ifigenia hay calma, la Bandera Cubana ondea como esperando algo extraordinario, y no es para menos, pues a las 6:30 el carro militar llega con las cenizas de Fidel Castro Ruz, aquí culmina el recorrido con la urna de cedro que anduvo por casi todo el país. En este lugar descansará por siempre el eterno Comandante.

El panteón es una piedra pulida y de granito. En esta hay una hendidura en la que va la urna, protegida por una placa que solo lleva grabado el nombre, FIDEL.

El concepto de Revolución, expresado por Fidel el Primero de Mayo del 2000,aparece con letras doradas en una pared de hormigón, el que se puede leer con facilidad.

Pero ni en ese lugar el Líder Histórico está solo, lo acompañan cubanos que él mucho ha admirado, como José Martí, Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, Mariana Grajales, la madre de los Maceo; los hermanos Frank y Josué País García, asaltantes al Cuartel Moncada... Todos con las mismas ideas: libertad e independencia.

Descansa en paz, aunque sigas escuchando de tus hijos y de tus amigos: Yo soy Fidel. Yo soy Fidel. ¡Hasta la victoria siempre, Comandante! Seguiremos tu ejemplo.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Paso de la Caravana por Las Tunas




Este viernes los tuneros se levantaron más temprano que de costumbre, el sol los sorprendió en las calles, querían aguardar por el cortejo fúnebre de la Caravana con las cenizas del Comandante Fidel Castro Ruz; Caravana que en esta ocasión partió en sentido contrario desde La Habana hacia el cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba.

Personas de todas las edades, trabajadores, estudiantes, jubilados..., hijos de la tierra del mayor general Vicente García González rindieron homenaje al gran Líder de la Revolución Cubana; portaban banderas cubanas y del 26 Julio, afiches con la imagen del Caguairán. Muchos, incluyendo a menores, andaban con el nombre de FIDEL escrito en la cara, en el brazo o en la frente.

El dolor no acaba, la pérdida física del Comandante, no es fácil para sus seguidores, el llanto se adueñó de infinidad de personas que a lo largo y ancho de la geografía tunera vieron pasar el cortejo fúnebre. 
Los más de 200 mil habitantes de Las Tunas reafirman que continuarán fieles al legado de Fidel y que será una guía para continuar avanzando. Les desean un !Hasta simpre, Comandanta!