martes, 12 de diciembre de 2017

Fidel, soñé contigo



Resultado de imagen para fotos de Fidel Castro ¡Qué sorpresa! Estabas de pie en la acera, dos hombres te retenían por los brazos. Yo te vi desde la segunda planta de la vivienda donde me encontraba. Vestías camisa de cuadros verdes y azules y pantalón negro. El cabello y la barba lucían más grises y espesos que antes de tu partida.

Tus ojos expresaban tristeza, y no podías hablar, me impresioné mucho y comencé a aplaudir y a repetir, Fidel, Fidel, Fidel…, lo mismo hicieron quienes rodeaban el lugar, también los que se iban incorporando y, ¡vaya asombro!, me miraste y sonreíste, colocaste tu mano derecha en el pecho y saludaste con una reverencia, no podía ser de otra manera, eras el Fidel de siempre.

Con este bonito sueño comprendí que estás presente en mí y que eres el faro que ilumina la senda por recorrer para continuar tu obra imperecedera. Sigues vivo, mi Comandante, el Comandante en Jefe, el de la Revolución Cubana.
 





viernes, 8 de diciembre de 2017

¡Soportó 15 años!





            Resultado de imagen para basta       No aparecen sus nombres, su historia sí

Eran adolescentes, llevaban poco tiempo de noviazgo. Cierto día le pidió que se fuera con él, la chica lo pensó, tenía dudas. “Si no vienes conmigo es porque no me quieres”, esa fue la respuesta. La muchacha por temor a perderlo lo siguió.

Al cabo de unos meses el machista comenzó a romancear con otras mujeres. Reclamos inútiles de la fémina por llegadas a medianoche o de madrugada, una marca en el cuello o en el pecho, camisas pintadas con lápiz labial, diferentes perfumes...

Tuvieron cuatro hijos, no obstante, continuaban los problemas. El ron se empeñó en empeorar la situación y una copa de más, casi siempre los fines de semana, provocaba discusiones, palabras obscenas, empujones, todo delante de los pequeños que lloraban y de cierta manera reclamaban, aunque con miedo a regaños, castigos o a que les pegaran.

Varias veces se separaron. Él hasta se casó con otra, unión de la cual nació un varón; a pesar de ello, volvieron, pero ya las cosas andaban muy mal. Sucedieron incontables escenas de maltrato y humillación acompañadas de bofetadas.


Con el decurso del tiempo se perdió el respeto; la pasión y el gusto lentamente desaparecieron. Unidos estarían solo por los niños o por la costumbre, que es más fuerte que el amor.

Ella nunca quiso denunciar al hombre que consideró su compañero para toda la vida, le dolía hacerlo por sus hijos, además, ya estaba decidida a dejarlo, la relación había llegado a su fin. Soportó 15 años, suficientes como para decir ¡basta!, no más violencia.


 Resultado de imagen para dibujos de maltratos a mujeres

Sin miedo a Vicente García

  Sin miedo a Vicente García (+audio)


 
Las Tunas.- La joven realizadora Norka Meisozo Reyes resulta especialmente notoria en Las Tunas luego del estreno de su documental Vicente García. Un general de Cuba, realizado en colaboración con Cubavisión Internacional y TunasVisión. La obra, merecedora ya de múltiples lauros, desentraña a la figura de El León de Santa Rita y nos lo acerca desde la voz de prestigiosos historiadores cubanos.
Por estos días esta muchacha sencilla, de sonrisa campechana y mirar directo está de vuelta a su ciudad. Recorre distintos espacios con su trabajo, aprovecha el reencuentro con amigos y coterráneos para ponernos al día de sus sueños. Asociados ya con la realización, y que la mantienen imbuida ahora en otro reto. "No voy a contar de qué se trata. Es un tema polémico y muy apasionante".

De momento nos conformamos con hablar de su ópera prima en la documentalística, colofón de su proyecto de maestría en la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual (Famca).

Sin embargo, Norka lo siente como algo más. Este resultado contesta su gran duda y salda su gran deuda. Así lo aseguró a 26 Digital mientras conversamos en la cálida sala de su casa tunera.

"Duda por saber, por preguntarles a aquellas personas autorizadas a mi juicio en este país, cuál era el dilema con Vicente García. Es una incertidumbre que ha acompañado a todos los tuneros. Una herida por la que sangramos no porque hayamos querido, sino porque las condiciones historiográficas y el destino así lo quisieron.

"Desde que tuve edad para estar en la biblioteca provincial José Martí, el lugar donde trabajaba mi mamá, yo escuchaba a Carlos Tamayo y a Víctor Marrero con su eterno dolor y su lucha en solitario.

"Deuda con mis profesores desde la Primaria, en el centro escolar Mártires del 28 de Diciembre, hasta el Ipvce Luis Urquiza. Porque todos los días iban a trabajar, muchos todavía lo siguen haciendo, y vivían en condiciones muy modestas. Eran del tipo de profesores que no piden nada y lo dan todo.

"Yo tuve una maestra de Prescolar, Ruth Vidal, que siempre digo era un lujo de primer mundo, porque te enseñaba con un piano en el aula y tremenda dedicación. Un compromiso con aquellas bibliotecarias que me aguantaron desde niña corriendo por los pasillos, entre libros".

Mientras el diálogo fluye tocan a la puerta, le hacen alguna pregunta, surge una jarana cubanísima y alguien me comenta que el teléfono no para de sonar. Todos quieren saludar a "Norkita", estar un ratico al menos cerca de ella.

Una persona capaz de tanta buena energía alrededor, me digo, difícilmente se apoque ante un desafío.

"Tuve la ayuda neurálgica de mi profesor del Ipvce Gerardo Cabrera, que está trabajando en el Archivo Nacional de Cuba. Gracias a él y a su esposa pude desentrañar las arcas de esa institución que, hasta cierto punto por maledicencia, habían estado soslayadas. "Documentos como el Acta completa de Lagunas de Varona, que nunca se había publicado y tampoco mostrado al público, me dieron mucha fuerza y confirman que las demandas de entonces obedecen a un proceso democrático. También la carta de Pedro de Céspedes (hermano del Padre de la Patria) que afirma que es Vicente García el que pone la fecha de alzamiento del 14 de Octubre.

"Con todo eso de mi lado. Además de libros y otros documentos que estudié a fondo para llegar a las entrevistas, me lancé. Imagínate si fue un trabajo largo que la indagatoria comenzó hace cinco años y la primera entrevista se grabó en julio del pasado. Fue la de Eusebio Leal.

"El guion es de Anibys Labarta. Una excelente profesional, con mucho oficio en el Periodismo que se entregó durante noches y madrugadas, acoplada a mi tiempo, porque trabajamos en los pocos momentos en que pude escaparme de todas las responsabilidades y llegar hasta acá. Yo no tenía nada que ofrecerle. Lo hizo a pulmón, por amor a Las Tunas y a Vicente García.

"Tuve la oportunidad de que intelectuales como Eusebio Leal, Eduardo Torres Cuevas, Jorge Ibarra (murió después de hacer el documental), Carmen Almodóvar, Pedro Pablo Rodríguez (director de la edición crítica de las obras completas del Centro de Estudios Martianos), se confesaran ante la cámara. ´Pocas veces una persona consagrada se desnuda así, públicamente. Te dice que tenía una opinión errada de Vicente García. Fueron muy valientes al hacer eso´.

"Pienso en los que no pudieron ver el material terminado. En su tataranieto Héctor García Soto y en su familia en general. Una de sus tataranietas, Marilia, tuvo que aguantar en clases muchas veces de niña que le dijeran que su abuelo había sido un bandido. Y yo me digo, bueno, si para los tuneros esas cosas cuando sales de aquí marcan, te enredan en discusiones fuertes con muchas personas y es terrible; para un familiar cercano, debe ser sumamente doloroso.

"Yo estoy contenta por los premios que ha recibido el documental, pero a veces la vida es injusta. Me queda ahora de Vicente García, un gran dolor. Fue un hombre que lo dio todo, lo arriesgó todo y lo perdió todo".

Entonces, ¿vicentista siempre?
"Cuando empecé en el Periodismo alguien me dijo: Tú eres una mujer de fe, pero no tienes por qué demostrarlo. Y yo le respondí: Pero si yo hoy te digo que no soy una mujer de fe, estaría negando que también soy tunera, patriota y vicentista. Así va mi documental: Dios, Patria y Vicente García".

  
Norka-premiada


















      Tomado de 26. Escrito por Esther de la Cruz Castillejo.  Fotos: Ángel Luis Batista

martes, 5 de diciembre de 2017

Domingo de elecciones









Es domingo, el segundo comprometido con las elecciones. Y acá, en el Colegio 3, Circunscripción 2, Zona 218, debemos votar otra vez porque ninguno de los tres candidatos cogió el 50 por ciento más uno de los votos válidos.

Los símbolos patrios presencian la actividad. Son las 7:00, el Himno Nacional irrumpe e indica que el proceso comienza. Álida es la primera, nadie le quita ese lugar, hace años lo conserva. Ella es una entusiasta cederista, coopera en cuanta tarea se realiza.

Los pioneros, uniformados, asumen su responsabilidad, el saludo no se hace esperar ante cada elector, tampoco la ayuda que necesitan algunos abuelitos a la hora de hacer la cruz, pues la vista ya les falla y no divisan bien para elegir al deseado.

Elsa, la presidenta del Colegio, está al tanto de quienes no pueden acudir y desean nominar, entre estos: operados, paridas, enfermos… Ella controla y las boletas llegan a las manos de esas personas por la vía establecida.

Denia, la secretaria, Marlene, vocal; las suplentes Liudmila Palomares y Yordelis cumplen su misión. Los partes se conforman según transcurre la jornada y se envían en los horarios previstos.

Son la 6:00, el momento del escrutinio, ¿quién quedaría? Ya veremos, se cuentan las boletas y… Josefa Lucía Ramírez salió de nuevo, ¡qué bueno! ¡Satisfechas estas mujeres por haber cumplido con su deber. También Armidio, presidente de la zona electoral.

+

lunes, 27 de noviembre de 2017

Mariana, erguida como las palmas





Está ahí, erguida como las palmas. Su monumento en bronce y de gigante estatura revela a la mujer de fuerte carácter que acoge en su regazo a todos los héroes y heroínas de la Isla. Y hoy, a más de un siglo de su desaparición física, permanece de pie frente al área patrimonial del cementerio Santa Ifigenia en Santiago de Cuba. Se muestra vigilante ante los suyos; no obstante, parece darles la bienvenida a los visitantes que llegan a rendirles tributo a aquellos que descansan en paz.

Mariana, símbolo de épicas luchas, entregó todo por la libertad de Cuba, incluso, exigía a sus hijos la participaron en la contienda, por ello es la Madre de la Patria.

Los dominicanos José Grajales y Teresa Cuello fueron los padres de la patriota santiaguera, quien contrajo nupcias con Fructuoso Regüeiferos. De esta unión germinaron cuatro retoños. En 1840 su esposo murió. Después, a los 11 años, se matrimonió con el emigrante venezolano Marcos Maceo y tuvieron nueve herederos.

Prácticamente toda su familia integró el Ejército Libertador. De sus 13 hijos, 11 murieron peleando en la manigua redentora.

Aun con edad avanzada colaboró en hospitales de campaña, de los cuales fundó varios junto con su nuera María Cabrales, esposa de Antonio.

Cuando finalizó la Guerra de los Diez Años (1878) partió hacia Jamaica, y desde allá continuó colaborando con la causa de la independencia de este país. Murió en el exilio el 28 de noviembre de1893, a la edad de 78 años.

Mariana Grajales Cuello es un paradigma de mujer y de madre cubana. El pueblo de la Mayor de las Antillas le debe algunos de sus más valiosos héroes, entre estos, Antonio y José Maceo, a quienes ella educó y convirtió en hombres generosos y valientes capaces de dar su vida por la libertad de su patria.