sábado, 26 de noviembre de 2016

Vivir sin él, no es fácil



         

 Cómo creer que nos deja, si todavía no hemos pensado en cómo vivir sin él, si sus ideas están claras como el agua, si es el hombre que hizo realidad el sueño de ser libres. ¿Por qué irse ahora? ¿Acaso es el momento de marchar?
Fidel es el ídolo que guía cada paso en la construcción de la Cuba de hoy.
Hace 60 años de su partida en el yate Granma para hacer la Revolución y su desaparición física coincide con esta fecha. Así lo ha querido la historia.
 “Si salgo, llego; si llego, entro; si entro, triunfo”. Estas, sus palabras antes de zarpar, quedan en la memoria de los cubanos y en la de los foráneos que lo conocen como estadista y como ser humano.
Crecimos, estudiamos y trabajamos bajo su protección; defendió con mucha devoción esta Patria, la de Martí, la de todos. Deja de ser suyo para ser de los demás, y mientras lucha por la salud de millones de personas, tanto de Cuba como de otras partes del mundo, olvida que debe cuidarse.
Fidel, ese hombre valiente, de grandes ideas, de gran visión y con una lucidez increíble,  nunca morirá; sigue vivo para Cuba y para el resto del Planeta. Es y será el Líder de la Revolución Cubana. ¡Hasta siempre, Comandante!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada